martes, 29 de marzo de 2011

Guía de supervivencia de un Autor Novel - vol.14

Entregas anteriores:
- Vol. 1 -> Organizar un discurso para una presentación
- Vol. 2 -> Publicidad y promoción
- Vol. 3 -> Envío del manuscrito a la editorial
- Vol. 4 -> Documentación
- Vol. 5 -> Cuestión de estilo
- Vol. 6 -> Diseño (edición práctica)
- Vol. 7 -> Conferencia escolar
- Vol. 8 -> Sentarse a escribir: La inspiración
- Vol. 9 -> Preparación del manuscrito
- Vol. 10 -> Estructura Interna de una Novela I (la estructura)
- Vol. 11 -> El cuaderno/libreta de bolsillo
- Vol. 12 -> Estructura Interna de una Novela II
- Vol. 13 -> Técnicas para hablar en público
¡Hola de nuevo!

Casi sin darme cuenta, han pasado 3 meses desde que publiqué la anterior edición de la guía... Os pido perdón por el retraso, pero he estado muy ocupada con los preparativos del IV OTACON de Tomares (soy presidenta de la asociación organizadora), y tras un pequeño merecido descaso que me he tomado, vuelvo con las pilas cargadas para trabajar ^^

He estado haciendo un repaso de los contenidos que he tocado en los volúmenes anteriores, y creo que, en realidad, queda poco por tratar... Si consideráis que se ha quedado algo en el tintero, comentadme vuestras dudas y lo usaré para próximas entregas.

Y sin más preámbulos, ¡allá vamos!


El arte de la Improvisación

El tema de la improvisación es bastante controvertido y suscita un poco de polémica. Para algunos, una persona con capacidad de improvisación es una persona con experiencia, con tablas, capaz enfrentarse a cualquier imprevisto durante una charla. Sin embargo, para otros la improvisación no es más que un síntoma de pereza o de falta de profesionalidad, pues demuestra que la persona en cuestión no ha podido o querido preparar la charla y/o que no ha sido capaz de prever los posibles problemas que pudieran surgir.

Como todo en esta vida, lo saludable es el término medio. Hay que preparar las charlas o conferencias que vayamos a dar, pero si hay una cosa que he aprendido a lo largo de este tiempo es que siempre hay que dejar un hueco a la flexibilidad. Nadie, por muy experimentado que sea, es capaz de prever absolutamente todo el abanico de posibilidades de imprevistos que pueda haber en una charla determinada y, por ello, un guión rígido nunca será la respuesta correcta. Debemos estar preparados, incluso, para desechar nuestro esquema si es necesario y hablar de algo diferente a lo que teníamos pensado inicialmente. Ser flexible, saber adaptarse a la situación y saber cómo improvisar es, a fin de cuentas, estar preparado con anterioridad para afrontar un evento con éxito.

Improvisar no es fácil. No se trata sólo de ponerse en un escenario y soltar palabras por la boca. Debe tratarse por todos los medios de que no se note que estamos improvisando. A pesar de que no sepamos exactamente qué vendrá después, no debemos dejar ver nunca que hemos perdido el timón del barco. Para ello, una de las mejores estrategias es preparar "guiones alternativos". Se trataría de remarcar una lista de temas interesantes, relacionados con el del guión principal, que pudiéramos usar como apoyo o, incluso, comodín si vemos que nuestra audiencia se aburre o que nuestro discurso es demasiado fácil o demasiado difícil de entender.

Por otra parte, cuando veamos que el público no nos sigue, podemos "repescarles" lanzándoles preguntas, indagando sobre sus curiosidades para remodelar nuestro guión original sobre la marcha y asegurarnos de que lo adaptamos de forma que les satisfaga completamente. Aunque puede resultar un tanto complicado al principio, es la técnica más efectiva y que dará más garantías de éxito, puesto que te garantizas que vas a tratar los puntos que a ellos les interesa, ni más ni menos.

De todos modos, acudir a la audiencia es un poco arriesgado. La parte más delicada para un conferenciante es el momento en que el público le hace preguntas. Dentro de la audiencia te puedes encontrar con expertos o, sin ir más lejos, con preguntas delicadas o escabrosas. Por todo ello, adelantar la participación del auditorio y acudir a él durante el desarrollo de nuestra charla puede provocar que esos problemas surjan antes y debemos estar preparados para afrontarlos.

Una técnica que nos puede salvar la vida en estos casos es la "reconducción". Con ésto se trata de redirigir una cuestión por el camino que nos interesa, ya sea para evitar que se noten lagunas en nuestros conocimientos o para evitar tocar temas delicados (como maltrato, abusos, etc...). Para aplicar esta técnica, lo que se suele hacer es reformular la pregunta del oyente modificándola lo suficiente como para cambiar parte de su significado y que nos permita reorientarla sin que parezca una pregunta totalmente diferente.

Por ultimo, otro truco que os puede servir de mucha ayuda es "la cortina de humo". Con ésta técnica lo que se pretende es dar una respuesta que no responda a la pregunta. De nuevo, evitamos polémicas o dar respuestas que puedan sonar bordes o despectivas porque nos hayan ofendido. Igualmente, puede utilizarse esquivar preguntas comprometedoras. Quizás quede más claro con un ejemplo...
Pregunta: ¿Se inspiró en el libro del autor X para su obra? (hipotética acusación de plagio)
Respuesta: Realmente, las fuentes que utilizado para el diseño de mi historia son variadas. Aunque la obra del autor X es inspiradora para mí y un ejemplo a seguir, negar las influencias que hayan podido ejercer otros autores y obras sobre mí sería injusto.

De nuevo, espero que os sea útil la entrega de hoy ^^

¡Espero vuestros comentarios con sugerencias!

Saludines

2 comentarios:

Wiky dijo...

Hola Laura, ^^ te sigo desde hace tiempo pero no te había comentado creo. Te conozco por el salon manga de algeciras que diste la charla y firmas, yo estaba en Taiyo.

Me acordé de tí hace unos días que salió en buenafuente un tío presentando un libro "El ángel perdido" y ya pensé PLAGIO! pero parece ser que la historia es diferente XD

Laura dijo...

Hola Wiky ^^

Cuando vi anunciado el título de la obra en la televisión me dio un chungo, pero cuando hablé con la editorial me dijeron que no habría problema... Sea lo que sea, mi obra se publicó antes... Los títulos son parecidos, pero no creo que la historia sea igual xDD