miércoles, 30 de septiembre de 2009

Guía de Supervivencia de un Autor Novel - vol. 4

Volvemos a la carga.

En esta ocasión, he optado por un tema que me tiene enfrascada ahora (y ya sabréis por qué).


Documentación

Qué bonita queda la palabra ¿eh? Y qué interesante decir "voy a documentarme". Pero, ¿de qué trata realmente eso de la documentación?

En contra de lo que se pueda pensar, documentarse no es difícil. No requiere viajar a otro país (aunque tampoco es malo) ni implica aislarse de todo lo demás para estudiar otra cultura al mínimo detalle. En realidad, documentarse no es más que leer.

Antes de escribir un libro, normalmente, se organiza el esquema del mismo, tanto de la trama como de los personajes y de los escenarios. Pues bien, para todo ese esquema necesitamos la información que podamos sacar de la documentación ya que, si no la hacemos, corremos el riesgo de cometer errores y nuestro objetivo es que el lector se crea lo que está leyendo, primero, y lo disfrute, después. Cobra especial importancia cuando se quiere escribir sobre una época real o sobre un lugar real como, por ejemplo, París del siglo V.

Cuando nos documentamos, tenemos que entrar en ese mundillo que queremos retratar, y lo tenemos que conocer bien. Empezando por la cultura y pasando por la política, vestuario, costumbres e, incluso, un poco de historia, tenemos que buscar tanta información sea precisa como para que podamos tener un esquema en mente. Aunque parezca excesivo, eso nos ayudará a comprender a los personajes a los que daremos vida en ese escenario y ese tiempo. Podremos imaginarnos lo que han vivido y por lo que han pasado y, consecuentemente, su personalidad actual (a la hora de narrar) tendrá más consistencia y más fuerza. Además, la ambientación será menos difusa porque sabremos de lo que estamos hablando.

Dicho esto, puede parecer que, efectivamente, documentarse es complicado. Insisto en que no hay que estudiarse los libros de Historia (aunque echarles un vistazo ayuda). Leyendo un libro de la época (o basado en la época), te puedes hacer una idea de cómo hablaban y viendo una película puedes saber cómo se vestían, por resumir. Lo importante es estar pendientes, sobre todo, a los detalles.

Por último, quiero destacar que para un libro fantástico la documentación también es importante. Quizás pueda uno escudarse en "es un mundo ideado por mí, así que todo será como yo quiera", pero inspirarse en algo que ya ha existido da una base en la que podremos construir nuestro mundo sin riesgo a que se nos desmorone en la mitad del libro.

5 comentarios:

Cuarentaytresbotas dijo...

¡Hola Laura!

Gracias por tu comentario en mi pequeño rincón. Me he paseado por tu web y he visto que tienes un libro publicado que, creo, pertenece al género fantástico. Y se me ocurre una pregunta: ¿para documentarte acudes siempre a otras épocas, o también a la actual?

Lo digo porque tengo la intuición de que las mejores obras de este género suelen tener mucho que ver con la época del autor, aunque no lo parezca, como, por ejemplo,El Señor de los anillos (que no se podría haber escrito sin la II Guerra Mundial) o los cómics de Sandman, de Neil Gaiman, con temas mitológicos, y por tanto atemporales, pero totalmente entrelazados con nuestra vida contemporánea.

Besos!

Laura dijo...

A pesar de que le contesté en su blog, pongo aquí la respuesta también por si a alguien le pudiera interesar:


Respondiendo a tu pregunta, la documentación depende siempre de la ambientación que quiera darle el autor a su obra. Cuanta más información busques, más detalles podrás incluir y más coherente quedará todo. Y con esto también se hace referencia a la variedad de épocas con las que documentarte.

Normalmente, la documentación se realiza porque desconoces la información que necesitas, pero si te basas en tu propia época (salvo algunos detalles) no necesitarías, en principio, un estudio de la misma.

Un saludo

Missbook asg dijo...

hola gente¡¡. les vi dentro de las categorias del concurso de proyecto de escritora y pase a saludar para ver por quien votar. espero que les valla muy bien. cariños

infectadax2010 dijo...

Hola Laura. Muchas gracias por los consejos. Pronto tendré la presentación de mi libro y aunque estoy acostumbrada a hablar en público por mi trabajo, se me hace más difícil hablar de una cosa realizada por mi. Un Saludo

Laura dijo...

Hola, infectadax2010.

Muchas gracias por pasarte por el blog y, sobre todo, comentar (risas) que sé el trabajo que cuesta (risas).

Normalmente, cuesta más trabajo hablar de lo propio más que de lo ajeno y, por lo menos a mí, cuanta más gente conocida, más difícil resulta.

Ánimo. Seguro que te va muy bien.